Carrito

LA CAJA DE VINOS GUIA RAPIDA Y PRACTICA PARA CATAR Y DISFRUTAR DE LOS VINOS

Desde La Caja de vinos, queremos hacer incapié en la importancia que tiene hacer un correcto servicio a la hora de poder catar un vino.

La satisfacción posterior que se percibe es palpable cuando seguimos los pasos más indispensables. En nuestros establecimientos tenemos a su disposición un servicio de asesoramiento por parte de nuestro equipo de sumilleres profesionales que intentarán dar respuesta en la recomendación de vinos y destilados que desean consumir en sus hogares.

También, se imparten en nuestros establecimientos catas formativas catas@lacajadevinos.com

UN ADECUADO INSTRUMENTAL PARA EL SERVICIO DEL VINO

Esta práctica guia esta dirigida a todos nuestros clientes, a los que quieren iniciarse y descubrir a consumir adecuadamente una copa de vino, y también para aquellos que han ido adquiriendo conocimientos sobre el vino y desean valorar detalles que antes tenían poca importancia.

Nos interesa dar a conocer a todos nuestros clientes que dispongan de una alta sensibilidad gastronómica, algunos aspectos útiles para formar parte de la cultura general del vino.

¿Qué copas son las más adecuadas?

Cada vino tiene unas características organolépticas propias que los hacen diferentes y exclusivos. Por esta razón, se ha de servir en un recipiente apropiado, para que llegue a realzar todas sus características.

 

El tipo de vidrio más recomendable para consumir un buen vino es el de cristal fino, transparente y con una una amplia cámara donde puedan acumularse los aromas. Una buena copa para servir un vino es preferible que sea de cristal, y con una capa delgada inferior a un milímetro. El cristal ayuda a un vino a expresarse mejor.

 

Nuestra recomendación para no complicarse demasiado es utilizar la copa bordelesa tanto para vinos tintos como para los blancos, ya que es el modelo que se ha venido implantando en los últimos años y cumple los requisitos para poder apreciar adecuadamente los diferentes aspectos del vino, no obstante, existen en el mercado toda una línea de Copas que se adecuan a las tipicidades varietales de cada vino, de tamaños diferentes donde cada uno puede escoger lo que más le guste.

 

Para los cavas o espumosos naturales se ha venido utilizando la copa tipo flauta, que resulta muy adecuada para observar el rosario de burbujas.

Por el contrario, puede tener el defecto, de la escasa superficie superior, que impide remover el líquido para apreciar los aromas. Por ello se va imponiendo la copa de tipo champagne, que, siendo parecida a las de flauta, que posee un ligero balón.

¿Cómo degustar un buen vino?

Una copa no debe ser llenada más de un tercio de su volumen total.

La copa, siempre se debe sujetar por la base, o por el pie, pero nunca al cuerpo, ya que además de ser inadecuado, calentaríamos antes el vino.

copa de vino guia

LaTemperatura del vino

Es indispensable que haya una adecuada temperatura del vino, ya que servido a una temperatura inadecuada “caliente” resulta literalmente imbebible.

Todavía nos encontramos desgraciadamente algunos establecimientos donde está situación aparece.
Un vino tinto, ha de servirse por regla general por debajo de 18 ºC, dependiendo de la Crianza y tipo de Vino.

Un vino blanco no deberá servirse por encima de los 11-13 ºC.
El vino, al servirlo en la copa, debe servirse cerca de su temperatura de consumo en un tiempo breve, pues en muy poco tiempo subirá varios grados.

La temperatura del vino en la botella tiende a subir con relativa rapidez una vez servido en la copa, una razón más para no llenarla nunca por encima de su mitad.
Los alcoholes del vino quedan resaltados o potenciados a mayor temperatura. Cuanto más elevada, mayor desprendimiento y sensación alcohólica. Esta es la razón por la que los orujos y otros destilados se consuman muy fríos.
La acidez resulta acentuada con el calor. Si el vino está fresco, la acidez colabora con el fruto del vino, volviéndolo más agradable y refrescante.
El azúcar de los vinos se percibe también de distinta manera según su temperatura; a mayor temperatura, si el vino tiene una gran concentración de azúcar, resultará más empalagoso. Por el contrario, a más baja temperatura, el azúcar suaviza otros aspectos del vino como astringencias y amargores. Por debajo de los 4-5ºC, los aromas pierden fuerza y expresividad.

Temperaturas Orientativas de Consumo:

  • Blancos jóvenes entre 6-8 ºC.
  • Blancos fermentados en barrica entre 10-12˚C.
  • Blancos dulces: entre 6-8˚ Cuanto más dulces a más baja temperatura se servirán.
  • Rosados jóvenes: Entre 8-10 ºC.
  • Rosados fermentados en barrica: Entre los 10-12˚C.
  • Tintos jóvenes: 13-14 ºC.
  • Tintos con Crianza: 15-18 ºC.
  • Tintos Reservas y Grandes Reservas 16-18˚C.
  • Finos y manzanillas 6-8˚C.
  • Amontillados y palo cortado: 10-14˚C a mayor vejez más temperatura.
  • Olorosos: 14-16˚C.
  • Licorosos:15˚C.
  • Cavas y espumosos: 4-6 ºC, para mantener su carbónico y su carácter bien fresco que los caracteriza.

Vamos a catar un vino

Existen una serie de normas o de reglas clásicas que, aunque en algunos puntos son matizables y siempre sin tomarlas de una forma literal, nos pueden dar una base para catar de una forma correcta un vino.

De lo que se trata es de disfrutar plácidamente y siempre de una manera lúdica, sin que estemos sometidos a reglas estrictas. Por tanto, la única regla es el disfrute, intentando potenciar y realzar las virtudes de un buen vino.

Si seguimos a pies juntillas la definición del Diccionario Larousse, Catar es apreciar mediante el sentido del gusto y el sabor, las cualidades de un alimento sólido o líquido.  Someter el vino a nuestros sentidos para después juzgarlo.

Vamos a seguir tres pasos muy sencillos a la hora de catar y poder identificar un tipo de vino a través de los sentidos:

1º En la Fase Visual

Si observamos detenidamente a través de la copa, se pueden apreciar algunos aspectos interesantes acerca de:

  • El color del vino, el cual nos indica el tipo de vino que estamos tomando, si es blanco, tinto, rosado…
  • Su aspecto:
    Si es limpio y cristalino, o por el contrario podría ser turbio, estar sucio.
  • Si tiene o no Reflejos, y como son pues nos puede dar una idea de su evolución según los tonos dorados, verdosos, acerados, alimonados…
  • Si tiene o no Lágrima, lo quenos indica los índices de alcoholes y azúcares que puede llevar el vino, y en que proporción si es abundante, media o baja.
  • Su Fluidez, viscosidad, untuosidad, capacidad de movimiento.

2º En la Fase Olfativa:

  • La intensidad que tiene el vino, si es baja, media, o alta
  • El Carácter frutal, floral, Vegetal, Especiado…
  • Los Aromas que encontramos en el vino pueden ser:
    • Primarios, son los aromas varietales, frutales, florales, herbáceos, vegetales y minerales.
    • Secundarios son los derivados de la fermentación. Son aromas a horno de pan, bollería etc.
    • Los Aromas Terciarios son los que provienen de la barrica, dando aromas a vainillas, especiados, torrefactos, cocos, chocolate…. y también son aquellos que se forman principalmente con el tiempo en la botella, aromas a reducción, etc.

Algunos aromas que se pueden identificar;

  • De Origen Animal, a carne, caza.
  • Balsámicos, a resina, regaliz, pino.
  • A maderas de las barricas y sus componentes.
  • A sulfuroso, acido acético.
  • Ésteres como el acetato de etilo, alcoholes superiores, provinientes de la fermentación alcohólica.
  • Especiados como el clavo, la mostaza, vainilla, pimienta.
  • Empireumáticos, son los olores a quemado, ahumado, o cocido.
  • Florales como aromas a rosa y a jazmín.
  • Aromas frutales como el plátano, la grosella, la fresa, el melón, el melocotón.
  • Vegetales que recuerdan a hierbas y a determinados vegetales.

3ºFase Gustativa.

A través de las papilas gustativas, al consumir una copa de vino vamos a apreciar:

 

  • En la Entrada, sabores dulces principalmente, suave, amable, dulce, dulzón o rasgo de dulcedumbre.
  • Con una evolución que irá hacia más seco o hacia más dulce, donde lo que se pretende encontrar es un equilibrio entre acidez y el extracto seco.
  • Equilibrio Gustativo, donde a de haber una armonía entre los diferentes bloques gustativos.
  • Tenemos que hacer una Impresión final donde evaluaremos el vino en función de si nos ha dejado una sensación ácida o amarga.
  • Por último valoraremos si nos ha transmitido una sensación agradable o desagradable, lo que denominamos Post-Gusto.
Loading...

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies